Francisco Caneo

Editorial de la Edición  3

- Francisco Caneo / Periodista Radio Cooperativa

Los desafíos de rueda

Luego de la Copa América y del gran nivel que mostraron la mayoría de las selecciones del continente, muchos combinados han sacado conclusiones de su participación del torneo que se celebró en Brasil. En el caso de Chile, la sensación que dejó el equipo de Reinaldo Rueda fue de satisfacción, más allá de como el equipo afrontó la parte final del torneo. Pero tras este campeonato, en el horizonte de “Roja” asoman distintos desafíos que deberá asumir el adiestrador, pensando en partidos amistosos, preolímpico, Clasificatorias y Copa América 2020. Todos importantes y que presentan distintas problemáticas en los meses venideros.

Antes de eso, me gustaría destacar el juego chileno y la maduración que tuvo el equipo en muchas facetas de los partidos. La mística, el pragmatismo y la inteligencia defensiva, no opacaron la raíz de esta generación que no se olvidó de las transiciones rápidas, del quiebre en tres cuartos de canchas, ni de la impresionante movilidad y despliegue que tuvo el equipo, sobre todo en la zona media, donde Arturo Vidal, Erick Pulgar y Charles Aránguiz se alzaron como uno de los mejores mediocampos de la competencia. Dicho esto, es momento de aventurarse a las nuevas complejidades que asoman en el cuerpo técnico de Rueda.

EL ARCO
Para muchos, la actuación de Gabriel Arias en el pórtico de la Selección fue de más a menos. Tras un buen estreno contra Japón, el guardameta fue perdiendo peso con errores puntuales en los partidos ante Ecuador, Perú y Argentina. Dubitativo a ratos e inseguro en otros, el ex Unión La Calera seguramente no aprobó en Brasil 2019. Y es por esto, que hoy día no existe una certeza absoluta en quién debe tomar el arco de la “Roja”, ya que existen nombres que pueden reemplazarlo.
La vuelta a la actividad de Claudio Bravo en el Manchester City, donde seguramente disputará alguno de los torneos del equipo inglés durante la temporada venidera, le abre una puerta importante para su retorno al equipo. Sin embargo -es sabido por todos- que su vuelta a Juan Pinto Durán no solo será medida con la vara deportiva.
Brayan Cortés tiene credenciales para tomar ese puesto. Su regularidad en Colo Colo le da una chance para disputar el arco de la Selección. El iquiqueño ha vivido cerca del combinado nacional desde que tenía 17 años, cuando Mario Salas lo llevó al Sudamericano de Argentina en 2013 donde terminaron yendo al Mundial de Turquía. Las condiciones del iquiqueño son abalados por los expertos bajo los tres palos, pero también es claro que tiene que mejorar distintos aspectos técnicos para pelear con mejores credenciales el pórtico chileno.

EL ADIÓS DE COLIQUEO
La renuncia de Jean Beausejour al combinado nacional puso fin a la historia de uno de los jugadores más relevantes de Chile en los últimos 20 años de nuestro fútbol. Con 107 por la Selección, el zurdo con sangre Haitiana-Mapuche deja un vacío no solo en lo emotivo, sino que también en lo futbolístico. Su ausencia en el equipo, hace que Rueda tenga que salir a buscar un lateral izquierdo que le dé confianza y que pueda reemplazar en parte el nivel del hombre de la Universidad de Chile.

El propio Beausejour, a la hora de su adiós, señaló que su reemplazante debiese ser Eugenio Mena. El hombre de Racing no fue considerado por Rueda en Copa América, debido a una complicación en uno de sus talones. A sus 31 años, Mena se alza como una alternativa real por ese sector; Aunque la ductilidad de Óscar Opazo hace que no sea carrera ganada la del hombre criado en Santiago Wanderers.
Aunque para Reinaldo Rueda existe un candidato para ese puesto: Ángelo Sagal. El puntero nacido en Talca es la obsesión del colombiano en esa posición. Es más, el propio seleccionador le ha comentado a sus cercanos las ganas que tiene de que Sagal ocupe esa plaza. Su estilo de juego y su potencia física son cualidades más que aptas para que llene el vacío del doble goleador mundialista. Eso sí, el ex hombre del Pachuca no se convence y siente que no es su posición dentro del campo de juego. Otro nombre que no hay que descuidar es Erick Wiemberg, de Unión La Calera.

SE BUSCA UN GOLEADOR CON SANGRE CHILENA
Eduardo Vargas ilusionó a muchos con sus dos goles en la fecha inicial ante Japón. Su vuelta a la Selección, tras estar más de 500 días fuera de la citación, hacía pensar que el problema de finiquito en Chile había terminado. Pero no fue así. El delantero se fue perdiendo en los siguientes partidos y no encontró la fórmula para crearse opciones claras de gol, ni ser gravitante de cara al arco rival.
En este terreno, se hace muy difícil encontrar algún jugador que pueda ponerse la camiseta y darle solución al conflicto que hoy presenta el equipo. Nicolás Castillo, Felipe Mora, Ángelo Henríquez e Ignacio Jeraldino, han tenido su chance en el proceso Rueda, pero no pudieron convencer. ¿Será entonces el momento y la oportunidad de probar nuevos nombres en esa zona de la cancha, aunque la tarea sea complicada? La respuesta es sí.

Más allá de no apostar tanto al recambio con este nombre, la presencia de Marcelo Larrondo sería interesante en un futuro cercano. Su estatura, su rechazo al saltar y su ubicuidad en la cancha, lo levantan como un nombre a ser evaluado por el técnico. Fuera de su capacidad goleadora, el atacante de Unión La Calera puede ser una alternativa para la salida larga en altura, pensando en que hoy tampoco existe un claro creador de juego en el mediocampo chileno.

SEGUIR APOSTANDO AL RECAMBIO
En esto, Reinaldo Rueda no puede renunciar. El recambio es necesario y hay que ir llevándolo para que se pueda dar de la mejor forma. La prueba de fuego para muchos que quieren llegar a la Adulta, en el corto o mediano plazo, es el Preolímpico que se desarrollará en Colombia el próximo mes de enero. Será un examen para varios jugadores, con el fin de ver si están hoy capacitados para tomar desafíos más relevante con el correr del tiempo

Si lo queremos llevar a nombres propios, el que puede llevar la bandera de esa generación es Iván Morales. El hombre de Colo Colo se ha destacado en el cuadro albo durante este 2019. Tanto fue su nivel, que le permitió estar nominado en marzo pasado con el equipo adulto. Además, fue parte de los seis jóvenes que acompañaron al plantel durante la Copa América.

No olvidemos también a nombres como Luis Ureta y Gonzalo Collao en el arco. Nicolás Díaz, Lucas Alarcón y Alex Ibacache en la última línea. Ignacio Saavedra, Gabriel Suazo, Tomás Alarcón, Pablo Aránguiz y Ángelo Araos en mediocampo. Nicolás Guerra, Mathias Pinto y el anteriormente mencionado Morales. En esos nombres, hoy cae gran parte del peso del recambio.

También mencionar a las decenas de jugadores que hoy se desempeñan alrededor del mundo y que tienen sangre chilena. Se sabe que dentro de la Selección existe gente trabajando en el seguimiento de estos jóvenes y que podrían convertirse en alternativa en el tiempo próximo. Tal es el caso de Sebastián Soto, nacido en Estados Unidos, de padre chileno, que hoy se desempeña en Alemania y que tuvo una gran actuación en la última Copa del Mundo Sub 20 en Polonia.

No lo tendrá fácil Reinaldo Rueda, sobre todo en este último punto del recambio. La fuga temprana de jugadores a ligas donde no tienen la opción de jugar, sumado al bajo nivel que ha mostrado el fútbol chileno en el último tiempo, hace que la tarea no sea sencilla. Esperamos que pueda sobreponerse a estas complejidades y preparar de mejor manera estos desafíos